Firma invitada: Hemil García Linares

HomeFirma InvitadaFirma invitada: Hemil García Linares
escribir libros

Hemil García Linares es una de esas personas que con denuedo bien se ha ganado el calificativo de embajador del español. La lengua de Cervantes encuentra en él un espíritu apasionado que ha hecho de la promoción de la literatura en español su pasión, principalmente la del género del terror. Organizar el Primer Festival del Libro Hispano de Virginia ha sido un camino de sueños realizados y también de horas de insomnio. Nadie como él, promotor del evento, escritor e hispano, para contar la experiencia de dar vida a este apasionante proyecto. Y, cómo no, para explicar los anhelos por alcanzar en Estados Unidos; tierra de oportunidades y de multiculturalidad, que ahora también, gracias a su labor, lee un poco más en nuestro idioma. Su próximo reto lo cumplirá el próximo 30 de abril. Se trata del Primer Festival Internacional de Literatura de Horror de Virginia.

¿Por qué promover la literatura de horror en español en los Estados Unidos?

Este post surge para responder con gratitud a la invitación de colaborar en este blog español y mostrar lo que estamos haciendo. El título del post nace a raíz de una pregunta que me hizo una periodista en el 2017: ¿Por qué promover la literatura en español en los Estados Unidos? Mi respuesta la guardaré para el final de este recuento de lo que ha sido promover el español en los Estados Unidos por medio de la literatura y el periodismo por más de una década.

Vivo desde hace veinte años en Virginia y desde el 2017 empecé a organizar proyectos literarios ya que los escritores necesitábamos espacios para poder expresarnos y mostrar nuestra obra, pero lograr crear eventos no fue muy fácil. Los inicios en el 2000 fueron aciagos. Entre el 2003 y 2005 me pasaba el tiempo escribiendo a autores de otros países que creo que me miraban como a ese naufrago que ponía un mensaje en la botella. Fue alrededor del 2005 cuando mi esposa y yo creamos una revista informativa y cultural de distribución gratuita para la comunidad hispana: Raíces latinas.

Padecí la soledad de estar en el 2007 tomando clases de escritura creativa en inglés pues no existían talleres de este tipo en nuestro idioma. Una gran parte de mi primer libro de cuentos lo tuve que escribir en inglés y luego traducirlo al español para publicarlo en el 2009. En el 2010, debido a la recesión, decidimos cerrar la revista, pero fueron cinco años hermosos de aprendizaje.

A fuerza desde el 2012 he tenido que convertirme en promotor cultural pues los escritores del área estábamos aislados. Empecé editando una antología sin tener idea de cómo hacerlo.

Del 2012 hasta el 2014 me puse a estudiar una maestría de literatura en español. Dejé de escribir casi dos años y viví con préstamos estudiantiles (que hasta ahora debo), trabajos eventuales y el apoyo de mi esposa.

No fue hasta el 2015 cuando empecé a encontrar casi una docena de autores igual de aislados que yo y algunas cosas empezaron a tomar forma. Organizábamos lecturas en alguna librería o en cualquier otro lugar que nos abriera las puertas. A veces el publico éramos nosotros mismos y nuestras familias.

En el 2016, aproximadamente, creamos el primer taller de literatura en español. Empezamos con tres autores. Yo tenía un par de libros publicados y había dictado algunos talleres de cuento y novela en Lima. Los otros dos autores no habían publicado un solo cuento así que tocó crear “el taller de tres gatos”.

Hasta el 2017 Virginia no contaba con un festival similar a los que se organizaban en New York, Miami, Chicago y otras ciudades de Estados Unidos. Quería promover la lectura en español por medio de un festival o feria con lecturas, ventas de libros y autores firmando sus obras.

Abril de 2017: Primer Festival del Libro Hispano de Virginia

El festival lo organizamos en una escuelita en la que trabajaba como profesor y por ello no pagamos alquiler pues no teníamos dinero. Fue un festival austero hecho en el campo de basquetbol, pero fue un evento hermoso y lleno de júbilo. Recuerdo a un autor que debutaba y que vendió veinte libros. Los primeros veinte libros de su vida. Recuerdo a personas que vinieron de dos estados (Virginia, Maryland) y de la capital, Washington DC. Gente que había conducido en coche 50 kilómetros para venir. Recuerdo a mi hija de diez años corriendo hacia mí, emocionada, para decirme que se había aparcado un coche y que llegaban las primeras dos personas. La noche anterior había dormido mal, tenía miedo de que no viniera nadie. Fallarle a mi hija, a mi esposa, a los autores a quienes prometí que sí vendría gente. Recuerdo a una señora que me sonreía y me dijo: gracias. Hace veinte años que vivo en Estados Unidos y no he visto una feria de este tipo. ¡Lo sé señora!, dije, y nos reímos.

Esa noche aunque perdí un poco de dinero (que por suerte había gastado poco a poco), al vender libros recuperé casi todo, pero ganamos mucho en moral: soñar estaba permitido.

¿Por qué tanto temor a que no viniera gente?

Porque hasta el 2017 no se había hecho una feria de este tipo y en las lecturas que hacíamos llegaban diez personas o quince en una buena tarde. En el primer festival me endeudé pero gané fuerza mental y convicción. Hicimos un homenaje a mi hermana literaria y mentora Natalia Gómez Linares, poeta vasca fallecida en el 2016. Su apoyo fue crucial cuando saqué mi primer librito Cuentos del norte, historias del sur en el 2009 y me decidí a estudiar una maestría en literatura.  A ese festival llegaron ciento cincuenta personas, algo impensado.

En el 2018 no perdí dinero; o quizás sí entre la gasolina y los seis meses que tomó preparar el festival. Mi alma mater, la universidad George Mason, empezó a apoyarnos prestándonos su auditorio gracias a Student Media, el departamento de comunicación de los estudiantes.

Ya en el 2019, por fin se vio compensado un poco el esfuerzo. Se unió el departamento de Lenguas Clásicas y Modernas.

Mi esposa e hija me apoyaron siempre a muerte, pero sufrían al verme trabajando por meses para al final tener $30.00 luego de trabajar catorce horas el día del festival.

¿Cuál es la modalidad y cómo logramos hacerlo si no teníamos sponsors?

Los autores pagaban una suma pequeña de inscripción que recuperaban al vender dos libros y también recibían comida y refrescos todo el día. Lo más importante: se empezaron a hacer conocidos. La gran mayoría de autores de Virginia, Maryland y DC se hicieron conocidos en nuestro festival, algunos tenían solo un libro publicado para debutar como autores en nuestro evento.

Vi por primera vez en Virginia a lectores llevándose diez libros y tomándose fotos con los autores, pidiéndoles autógrafos. Ver a la radio y periódicos entrevistar a los autores fue emocionante.

2018: Surge la primera editorial hispana de Virginia

En el 2018 creamos un pequeño sello editorial (para mi esposa era un quebradero de cabeza pero seguía apoyándome como siempre). En diciembre nació la editorial Raíces Latinas y empezamos a publicar literatura del exilio, que es lo que he hecho siempre desde el 2009. Soy un escritor realista de formación.

Sin embargo, tenía siempre un héroe literario que no era realista, sino un autor de horror, del género detectivesco, poeta, ensayista, autor de ciencia ficción y editor: Edgar Allan Poe. Una vez al año iba a su museo en Richmond y siempre leía su cuentos, que incluía como parte de mis talleres de escritura creativa. Año a año mi pasión por Poe aumentaba: camisetas, libros, posters, postales.

Ya con el festival caminando y con sponsors tuvimos invitados como Alberto Chimal (México), Luis Castañeda (Perú), Aurora Vélez ( Bilbao), Kedhija Gadhoum (Túnez) y Martivón Galindo (El Salvador).

En el 2019 hicimos un festival mejor organizado en la universidad George Mason. Hoy cuando ves el festival parece que tuviera diez años de recorrido, pero no. Es el logro de todos: los autores, el público, los miembros del taller de narrativa de Virginia y el esfuerzo de mi familia y amigos. Somos muy cuidadosos al hacer los eventos. Algo muy guay, bacán, chévere, chido: regalos de libros entre el público y visitantes de muchos países, prácticamente de todos los países de habla hispana.

En el 2020, con la pandemia, el festival no se pudo hacer.  Invitados de varias ciudades de Estados Unidos y de España cancelaron su visita y a su vez cancelamos el evento.

Proyecto de Literatura de Horror: Proyecto Usher y Proyecto Cthulhu

Por fortuna Poe vino al rescate y tuve una epifanía: le propuse al Museo de Baltimore hacer una antología de cuentos en homenaje a Poe. Reunimos a autores peruanos y la editorial chilena Cathartes convocó a autores de dicho país.  Así surgió Proyecto Usher con autores como Daniel Salvo, Tanya Tynjälä, Cristina Mars y Luis Saavedra, entre otros.

Presentamos el libro en el Poe Fest y el museo de Edgar Allan Poe de Baltimore. El libro llegó al puesto #20 en Amazon en categoría horror en español. Ha sido nuestro libro más vendido de la editorial en el último trimestre del 2020.

Luego vendría Proyecto Cthulhu, un homenaje a H.P. Lovecraft con autores de diversos países: Alberto Chimal y Gerardo Lima (México), Yuliana Cruz y Ángel Isian (Puerto Rico), Daniel Salvo y Bruno Cueva Villafuerte (Perú) e Iñaki Sainz de Murieta (País Vasco), entre otros.  Esta antología también camina muy bien y en ella se involucraron mucho los autores Bruno Cueva y Ángel Isian.

Junto a estas antologías, hicimos jornadas de literatura de horror gratuitas y en este 2021 viene más proyectos de horror y sobre todo un evento grande el 30 de abril: El Primer Festival Internacional de Literatura de Horror de Virginia qué contará con autores internacionales como Alberto Chimal, Raquel Castro, Gerardo Lima,  Ángel Isian, Melvin Rodríguez , Violeta García, Tanya Tynjäla, Tery Logan, Solange Rodríguez Pappe, Madga López y muchos más que ya están confirmando.

Recién estamos despegando. Hacer eventos literarios en español aquí no convoca miles como en otros lugares. Lo positivo es que ya existimos y sabemos que sí se puede convocar a gente apasionada por la literatura.

¿Por qué promover la literatura en español en los Estados Unidos? Recuerdo bien esa pregunta que me hicieron en el 2017 y más aun mi respuesta: porque somos Quijotes. Y repregunté a su vez: ¿y por qué no?

De allí se desprende la pregunta: ¿Por qué promover la literatura de horror en español en los Estados Unidos?

Aquí la respuesta que he guardado para el final. Esa es una respuesta franca y muy simple a la vez: porque amamos el horror.

Hemil García Linares
Hemil García Linares

Hemil García Linares (Perú, 1971) es bachiller en periodismo y obtuvo una maestría en español por la universidad George Mason en donde es instructor de español. Enseña AP Spanish en George Mason HS. Publicó Cuentos del norte, historias del sur (2009,2017) y las novelas, Sesenta días para abandonar el país (2011) y Aquiles en los Andes (2015), las antologías, Raíces latinas (2012), Exiliados (2015) y como coeditor publicó Proyecto Usher, antología en homenaje a Edgar Allan Poe (2020) y Proyecto Cthulhu (2020).

Es el fundador del Festival del libro hispano de Virginia, de la editorial Raíces Latinas y el sello Domus Gothica, especializado en literatura de Horror. Dirige talleres de cuento y novela virtuales. Es escritor afiliado en Horror Writers Association. Es blogger y escribe artículos de literatura de Horror para Amazing Stories y otras revistas virtuales.

Vive en Virginia con su esposa Kathya y su hija Miranda y disfruta del mar, las montañas y hacer Kayak.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Translate »
Abrir chat